Imagine que está usted en el bar saboreando una cerveza fresquita pensando en algo agradable; por ejemplo, en cuál sería la forma más elegante de que encontraran su cadáver. De pronto se abre la puerta y entra ÉL, el pesado, el monotema de las narices. No tiene escapatoria: lo conoce y va a por usted. Además acaba de cometer el error de pedirse otra cerveza. Imposible huir.

Loca Academia de Vaders no puede permanecer indiferente ante estos sujetos sin corazón, especialistas en llevar la conversación hacia su tema favorito, el monotema, con el que suelen ilustrar a sus víctimas hasta despertarles el instinto asesino más sádico. Por eso hoy rendiremos tributo a los 15 monotemas más pesados del entorno hostil.

1.- GENTES CON AFICIÓN A LA CAZA.

¡Qué decir de ellos! Pues no vamos a decir nada, porque si es usted de pueblo sabrá que este tema podría dar para un libro y no estamos dispuestos a repetir aquí el sufrimiento que hemos tenido que padecer. Si es usted de ciudad, probablemente no los haya padecido tanto y preferimos que siga así. Es nuestra buena obra de hoy.

2.- GENTES QUE HICIERON EL SERVICIO MILITAR.

Suelen competir por quién se ha chupado más guardias, quién ha tenido la mili más chunga, el sargento más cabrón, el destino más desfavorable…

Tú eres un enchufao, que te tocó en Madrid. Si te hubiera tocado en Ceuta, como a mí, aún. Pero tú… eso no es mili ni es ná.

3.- GENTES QUE HAN SALIDO AL EXTRANJERO UNA VEZ EN SU VIDA, EN VIAJE ORGANIZADO Y, ADEMÁS, POCO TIEMPO.

– Parece que va a llover.

– Huy, eso no es llover. ¡En Dublín sí que llueve! Mira, precisamente llevo en el móvil 25.000 fotografías de lo que caía en Dublín. Mira. Click. Mira. Click. Mira. Click. Mira. Click. Mira. Click. Mira. Click. Mira. Click. Mira. Click. Mira. Click. Mira. Click. Mira. Click. Mira…

4.- GENTES QUE DICEN “LA ÚLTIMA VEZ QUE ESTUVE EN AMSTERDAM”.

Aunque podrían pertenecer al grupo anterior, estos cansinos se han ganado uno propio. ¡Joder con el Amsterdam de los huevos! Parece que van allí con la misma frecuencia con la que van al WC. Dan ganas de ir una vez y luego hacerles unas amables preguntas, a ver si se les pilla en un renuncio o algo. ¡Basta ya, por caridad!

5.- GENTES QUE HAN PARIDO.

Son muy competitivas. Suelen basar sus competiciones en:

– Duración del parto.

– Si les han dado puntos.

– Si les subía la leche o no.

– Si el bebé se agarraba o no a la teta.

– Embarazo bueno/embarazo malo.

– Si el niño les dejaba dormir.

– Cuántos Kg cogieron.

6.- GENTES QUE VIERON EN 1982 A LOS ROLLING STONES EN EL VICENTE CALDERÓN DE MADRID.

– Pues fui a ver a AC/DC y estuvieron que-te-ca-gas.

– Bah, eso no es nada. Yo, como el primer concierto de los Rolling en Madrid no he vuelto a ver nada igual.

Y ya puedes decirles que has visto a la virgen rompiendo una guitarra, oye, que siempre saltan con la misma cantinela. Además, ¿qué pasa, que todo el mundo fue a eso? Que tampoco es normal la cantidad de gente que te habla de ello como algo mítico, hombre. Que no cuela.

7.- GENTES QUE SE CREEN IMPRESCINDIBLES EN SU TRABAJO.

Que si este año les dan menos bonus (¿?), que si han estado en unas jornadas de convivencia con su jefe, que si les han ofrecido un puesto de más responsabilidad porque cuentan con ellos… ¡Uff! Dejo ya la enumeración, que me agobio.

8.- GENTES QUE HAN SIDO SOMETIDAS A UNA OPERACIÓN.

Sin duda alguna este grupo es el más competitivo de todos. Si dejáramos solos a dos personajes cansinos operados de algo parecido, es posible que llegaran a matarse. Suelen competir por:

– El número de puntos que les dieron.

– El tiempo que duró la operación y el postoperatorio.

– Cuántos miembros del equipo médico fueron a verlos.

También es habitual que presuman de la categoría del médico que los operó.

– Pues el mío era catedrático.

Si el que presume es una persona mayor, normalmente dirá

– Pues el mío era una eminencia.

A lo que alguien contestará

– Ya, pero el mío trató a Rocío Jurado.

9.- GENTES QUE SALEN AL MONTE EN MANADA.

Que si la laguna de Peñalara por aquí, que si La Pedriza por allí, que si los niños disfrutan mucho, que si es guay porque había mucha gente haciendo senderismo (¿?)…

10.- GENTES QUE TIENEN PERRO.

Copio aquí lo que me dijo en cierta ocasión el genial (y dueño de perro) deploreibol:

“Los que tenemos perro somos otros monotemáticos de cuidado: que si mi perro hace tal gracia, que si mi perro hace esto otro, fíjate qué listo mi perro que se tumba cuando se lo digo… Yo diría que somos casi tan pesados como las madres primerizas, y digo casi porque lo que hacen los perros suele ser marginalmente más interesante que lo que hacen los bebés, que suele ser gorgoritos extraños y vomitar”.

11.- GENTES FANS DE AMANECE QUE NO ES POCO.

Que si la devoción por Faulkner, que si los bancales, que si la ingle, que si me cago en el misterio, que si quién se presenta a puta…

12.- GENTES QUE VIVEN EN UNA CIUDAD Y SE HAN COMPRADO UNA BICI.

Son gentes que nunca llevaron o llevarían bici en el pueblo -en el caso de que procedan de uno- pero en la ciudad sí se empeñan en usarla. Sin embargo, se quejan amargamente de que las ciudades no están hechas para la bici y por eso no la usan como medio de transporte, sino para hacer cosas raras con ellas, por ejemplo acudir a eventos ciclistas multitudinarios o a manifestaciones, consiguiendo que los manifestantes normales tropiecen con sus bicis y les pegue la policía mientras ellos huyen cómodamente.

Te explican durante horas lo sano (¿?) y guay que es ir en bici por la ciudad, con los pulmones bien abiertos respirando aire puro. Suelen vestir raro, normalmente atendiendo a una de estas indumentarias:

– Lycra y colores chillones. Casco estilo Alien.

– Rastas, tatuajes y piercing.

Es que para ellos es una ideología. Pero que quede claro que nos referimos a la gente que se ha comprado una bici, no a los que la usan habitualmente como medio de transporte. Para explicarlo de forma más gráfica: si tuvieran un pinchazo creerían que la bici se ha estropeado y se comprarían otra.

13.- GENTES QUE ARREGLAN EL MUNDO.

La paz es posible y yo tengo la fórmula. Y siempre igual. Joder.

14.- GENTES QUE HAN HECHO ALGUNA PARTE DEL CAMINO DE SANTIAGO.

Que si las ampollas, que si tal o cual albergue estaba mejor, que si los madrugones, que qué curioso que hubiera tantos japoneses, que si se cruzaron con varias tías con problemas conyugales que estaban haciendo el camino por prescripción de su psicóloga y que, bajo su delgada capa mística, estaban totalmente desatadas, o sea, más salidas que el pico de una plancha, dejando claro que eran carne de divorcio.

15.- GENTES QUE SE HAN APUNTADO AL GIMNASIO EN SEPTIEMBRE Y GENTES MILITANTES DE LA COMIDA SANA (macrobiótica, light, sin, ecológica y su puta madre).

Los metemos en el mismo saco porque los cansinos a los que les ha dado por una de estas dos cosas suelen darnos el coñazo con argumentos similares:

– Son nazis.

– Cuentan las calorías de todo, tanto de lo que comen ellos como de lo que comes tú.

– Si te ven comiendo normal se llevan las manos a la cabeza.

– Te tratan como a un gordo enfermo y glotón e intentan hacerte sentir culpable. No les dices nada porque en el fondo sabes que morirán mucho antes que tú y, aunque eso te causa cierto placer, tu exquisita educación te impide comentárselo.

_________________________________________________

Si usted pertenece a uno de estos grupos, no se preocupe demasiado. Le aseguramos que los miembros de la Academia no es que pertenezcamos a uno, es que es posible que pertenezcamos a varios. Por eso sólo le vamos a pedir una cosa:

¡MODÉRESE UN PELÍN!

Anuncios