Tercer trimestre de 2012. El Capo del sindicato único CocOgete –adalid de la lucha obrera- se reúne con una cuidadísima selección de liberados sindicales de las Administraciones Públicas en el puteque de un polígono industrial. Gracias a la colaboración de Erika, que iba a ser despedida por su negativa a depilarse el pubis completamente, Loca Academia de Vaders consigue instalar micrófonos en el reservado que estos clientes ocupan habitualmente.

_________________________________________________________

– Compañeros, os he reunido aquí en el puteque para anunciaros algo que, en principio, no os va a gustar: aunque llevéis lustros ¡qué digo lustros! ¡décadas! liberados para el sindicato, vais a volver a vuestros puestos de trabajo de la Administración el 1 de octubre. 

– Pero ¡no me jodas, compañero! Si la mayoría de nosotros ni siquiera conocemos a la gente que trabaja ahora en nuestros departamentos, ni sabemos lo que hacen allí ni nada, ¡si hasta he oído que están usando ordenadores! ¡para trabajar! ¿cómo nos hacen semejante putada? ¿cómo tienen los santos huevos de meterse con CocOgete?

– Tranquilo compañero, que está todo controlado. En realidad esta maniobra no va contra nosotros. Es que necesitan quitarse a todos los interinos que os están sustituyendo y, como les debo tantos favores, tenemos que colaborar.

– Nos ha jodido compañero, colaborar… esos interinos sólo pueden irse a la puta calle si finaliza su contrato. Y su contrato finaliza con la reincorporación a su puesto del trabajador al que sustituían, o sea, ¡nosotros, compañeros! Yo no vuelvo, ¿eh? Ya os lo digo.

– Entiendo tu malestar, compañero, pero déjame que os explique: los interinos son una lacra. Muchos de ellos han trabajado en la empresa privada antes de sustituiros y tienen amplia experiencia.

– Nos ha jodío mayo, por eso ganaron el puesto. Es que han tenido que concursar y, en muchos casos, examinarse. El concurso de méritos es lo que tiene, que la experiencia, el acreditar conocimientos y todo eso, da puntos para entrar. No como yo, que me metió mi padre porque no me gustaba estudiar y era compañero.

– Claro, por eso son una lacra. Es que llevan años ahí en vuestros puestos ¡modernizándolo todo! Creo que incluso hay delineantes que ya no dibujan a mano, ¿os lo podéis creer, compañeros? Eso es un peligro, ¿cómo vamos a vender entonces que la Administración es ineficiente? El fin, como sabéis, es subcontratar todos los trabajos posibles e imposibles a las 4 empresas que se van a quedar con el país. Pero si seguimos manteniendo en la Administración a gente empeñada en trabajar, ¿cómo vamos a subcontratar las cosas a precio de oro? Por eso mismo tenemos que empezar por los interinos, que normalmente se adaptan a todo, los muy hijos de puta.

– Ya, si eso lo entiendo. Fíjate que me han contado que el interino que me sustituye ha llegado a llevarse trabajo a casa porque había una urgencia que creía que tenía que resolver. Gilipollas… Y sin cobrar un solo euro extra, teniendo una nómina de mil euros. Menudo hijoputa. Pero no estoy dispuesto a sacrificar mi plácida vida sólo para que se quiten de encima a estos interinos esquiroles de mierda. 

– Que no compañero, que no sacrificarás tu plácida vida, te lo aseguro. Vosotros volvéis a los puestos de trabajo, los interinos van a la puta calle y en un par de meses –tres como mucho- os volvéis a liberar. Y ya no os volverán a sustituir, ¡muhahaha!

– Coño, pero cuando se haga esto ¿no cantará que no metamos jaleo desde el sindicato? No podemos parecer tan mansos de cara a la gente, compañero. Se va a notar demasiado que formamos parte del poder que pastorea a la chusma, creo yo, y luego, cuando queramos controlarlos con huelguitas de un día para que se desfoguen, ya no tendremos poder de convocatoria. Sabrán que somos el enemigo.

– Ahí quería yo llegar. No podemos meter jaleo porque si lo hacemos, ¿qué ocurrirá cuando volváis a liberaros? La chusma se cabrearía y jamás nos perdonarían que hayamos montado este numerito para mandar a la puta calle a tanta gente. Afortunadamente tenemos un plan perfecto: nadie se enterará de nada.

– ¿Noooo? ¿Cómo?

– Está todo estudiado, ¿qué os creéis? En unos días saldrá el Real Decreto con el que se os obliga a dejar vuestra liberación sindical.

      BOEcabecera

– Ya. Y no se va a enterar nadie porque lo dices tú, compañero.

– Porque lo digo yo y porque esta medida estará escondida entre otras muchas, a cuál más hijaputa: subida del IVA, supresión de la paga extra de navidad a los empleados públicos, recortes en las prestaciones por desempleo… Una amplia oferta para que cualquiera esté tan cabreado que no pueda reparar en las consecuencias de lo nuestro. Saldrá en el artículo 10 en unos parrafitos de nada.

– Hombre, pero si en el Real Decreto se dice que miles de trabajadores interinos irán al paro, ¿cómo se va a ocultar eso?

– Para empezar te garantizo que no saldrá en la prensa ni nada de eso. Nadie lo comentará, compañero; nadie lo sabrá. Sí se comentarán las otras medidas, por supuesto. Y para continuar, en ese artículo 10 sólo se tratará brevemente que tenéis que reincorporaros a vuestros puestos el 1 de octubre, pero no se mencionará que eso conlleva el genocidio de los interinos. Es lo que hay, eso no es más que una consecuencia. No tiene por qué figurar en el Decreto.

– Vale, pero una vez que hayamos acabado con esos asquerosos interinos ¿qué garantías tenemos de que volváis a liberarnos?

– Ya me he ocupado de eso. Hemos metido un párrafo que dice que os podréis volver a liberar, siempre en nombre del normal desarrollo de los derechos sindicales. ¿A que mola? Me encanta la palabra sucesivo, ¡tenía que meterla!

BOEart10sub  

 

– ¡Acabáramos! Ahora me quedo más tranquilo. Pero aún así, ¿qué haremos en el trabajo hasta que volváis a liberarnos? Mucho me temo que, en mi caso, quien debería explicarme en qué consiste el curro es el interino que lleva 12 años sustituyéndome. Si él ya no está, ¿quién va a enseñarme? Es que lo voy a pasar mal ahí, ¿eh? Mostrando públicamente que no tengo ni puta idea del trabajo que se realiza en una plaza que me pertenece.

-  Nada, nada, todo eso está previsto. Vosotros ahora os cogéis vacaciones en verano, como siempre. Cuando se vaya acercando el 1 de octubre os vais un día al trabajo para conocer a vuestro jefe y, de paso, le contáis que aún no os habéis cogido las vacaciones. Le pedís una instancia y solicitáis otra vez las vacaciones desde el 1 de octubre. Que os la firme, ¿eh? Nosotros desde el sindicato romperemos todas las pruebas de que ya os las habíais cogido. A muchos –los más antiguos- os corresponde casi un mes y medio, así que no os quejéis, que al final os vais a tirar 3 meses sin madrugar, cabrones. Además con un poco de suerte, cuando se os acaben las vacaciones a mediados de noviembre y ya no tengáis más remedio que reincorporaros a vuestros puestos de trabajo, os habremos vuelto a liberar o estaremos a punto. Y si no, no os preocupéis, que para esa fecha tendréis excusa para no ir otro día. Es que ya hemos acordado con el Gobierno montar una huelga general para entonces, que eso desfoga mucho a la chusma y le da la sensación de estar haciendo algo. Y de paso mira, otro día que tenéis de margen para no soportar el yugo del proletariado, oye. Pero ya sabéis que eso sólo será un día; nada de huelga general indefinida hasta conseguir algo útil. Y, por supuesto, sin exigir nada concreto. En plan estamos contra todo lo que YA se ha hecho. Conocéis de sobra nuestra política de montar pequeños pollos a toro pasado, cuando ya no tiene remedio. Por algo estamos donde estamos, compañeros.

– Tengo una duda sobre los interinos expulsados con esta trampa que habéis montado. Es que estoy pensando que vale, nos reincorporamos a nuestros trabajos, ellos se van a la calle y todo eso, pero ¿qué ocurrirá cuándo se enteren de que hemos vuelto a liberarnos, de que nuestro reingreso al trabajo no era más que una ayuda al Gobierno para quitarse a los interinos de encima? Jolín, podría darse el caso de que el interino que me sustituye se lo tome a mal, y lo mismo me espera en la calle y me degüella. 

– Glups. Pues la verdad es que eso no lo habíamos pensado; como la gente es tan pacífica ahora… Pero no os preocupéis tanto. Pensad en que os volveremos a liberar ¡aunque sea en tandas! Y ahora que alguien busque a Erika, la del chichi sin depilar. Que hace unos días que no la veo por aquí, compañeros.

CincoDias

Titular del Cinco Días. Pinche en la foto para acceder a la noticia

Anuncios