Sres. de El Mundo:

Loca Academia de Vaders ha recibido a varios grupos de personas exigiendo venganza. Al parecer, se encontraban bastante molestos con cierta publicación del pasado 27 de enero en la edición impresa de su periódico, en la que ridiculizaban –con fino humor, como viene siendo costumbre- el acta de votación del jurado popular en el asunto ése tan feo de Camps. Y la ridiculizaban por acumular faltas de ortografía, algo que ustedes consideraron tan importante como para que encabezara la portada:

2012-01-27

La palabra “fallo” y la polisemia en nuestro idioma. ¡Cuánta grandeza!

Habrán deducido que las personas vengativas que acudieron con este ejemplar de El Mundo a la Academia, compartían algo más que la virtud del que sabe esperar a ver caer a su enemigo. Así es: todos ellos se caracterizaban por las faltas de ortografía horrorosas que salen de sus bolis, algo de lo que, según nos comentaron, no se sentían nada orgullosos. Insistieron en que no necesitaban que ningún periódico de mierda (cito la expresión textual que utilizaron, ¿eh? No la vayan a tomar conmigo) se regodeara en esa carencia que tenían. Pero no se quedaron ahí, no. La enorme variedad de comentarios que surgieron durante la lectura comunal de las páginas interiores, nos obligan a resumirles lo más significativo:

pag.3sub

Página 3 (editorial).- La grandeza de la polisemia, otra vez; eso sí que es un buen "recurso”.


María del Mar, 62 años. Ama de casa.

O sea, que yo soy como los del jurado ése. Que como no sé de cosas de escribir ya no tengo capacidad de saber si un menda se ha comprado unos trajes o no. Amosqué… Pa chasco que el que ha escrito eso tenga que criar tres hijos como yo ¡con un solo sueldo! Eso sí que es complicado. Habría que ver cómo se arreglaba. Peor que yo seguro, no mamueles.


pag.10gral_low

Página 10. Vista general.


Página 10. Superior.


Tomás, 56 años. Agricultor.

¿Foreverqué? Mis cojones. Como enganche al que ha escrito esto le avío el hato. Ya vendrán llorando cuando llegue la invasión zombi, a ver quién es más listo entonces. Que yo tengo tres tierras y hambre no voy a pasar, ¿pero ellos? ¡Bah! Dejas a uno de éstos solo en la era y no sabe ni lo que recoger ni lo que sembrar, el gilipollas.


pag.10det02low

Página 10. Central.


Asunción, no dice la edad. Modista (para los listos sería “emprendedora”):

Si es que encima han estado golusmeando para saber quién es el de las faltas. Claro, para reírse en todo su careto. Que si llegan a enterarse lo mismo hasta lo sacrifican, pero no porque el tío se haya dejado comprar o porque esté cagao o porque quiera impedir que condenen a los que él vota, no, ¡qué va! lo sacrificarían por lo de las faltas; eso no lo perdonan. Pero luego los gilipollas no saben ni coserse un botón, eso es así. Pues anda que no me vienen a mí listos de éstos a que les coja el bajo de los pantalones, al remate.


Pues bien, hasta aquí los testimonios. Creemos que estos tres son bastante representativos de la jornada de indignación que vivimos.

Como comprenderán, estas personas no se conformaron con ser escuchadas ¡exigían venganza! Finalmente llegamos a un acuerdo que convenció a todas las partes:

Nuestros amables visitantes tuvieron noticia del Gabinete de Observación del Leísmo –departamento de reciente creación en Loca Academia de Vaders- cuyo cometido es ayudar a los miembros de la Academia a quitarse de este siniestro mal que acecha nuestra lengua. Gracias a su trabajo, muchos de nosotros estamos corrigiendo nuestra tendencia leísta, muy arraigada, normalmente, por motivos geográficos. Con el fin de hacernos practicar, este Gabinete suele encargarnos detectar leísmos en la prensa escrita, especialmente en las portadas, que es el sitio destacado donde, suponemos, los periodistas ponen más cuidado en cada palabra. ¿Sabían ustedes, señores de El Mundo, que para nosotros son una mina? Los leísmos pertinaces de sus portadas nos hacen aprender un montón sobre cómo no debemos escribir ¡y eso que ustedes se ganan la vida con eso! Tanto es así que hemos bautizado esas prácticas como “Mundo Leísta”. ¿No me creen? Miren, miren: algunas portadas suyas corregidas, tal y como han hecho ustedes con el acta.


Portada08-01_lowLeismo08-01

El Mundo, lunes 1 de agosto de 2011


Portada 09-08lowLeismo09-08

El Mundo, jueves 8 de septiembre de 2011


Portada09-17lowLeismo09-17

El Mundo, sábado 17 de septiembre de 2011


Portada10-25lowLeismo10-25

El Mundo, martes 25 de octubre de 2011


Y ésta de hoy mismo:

Portada02-01low

Pie de foto:

Leismo02-01

El Mundo, miércoles 2 de febrero de 2012


Hombre… que en la Academia pequemos de leístas tiene un pase. Nadie nos paga por esforzarnos en estas cosas y total, para cuatro gatos que nos leen, tampoco podemos hacer mucho mal. Y aun así intentamos mantener unas formas, aunque a veces nos cueste. Pero ustedes… ustedes tienen muchísimos lectores. Un poco de cuidado con estas cosas nos vendría muy bien a los que leemos su periódico.

Sabemos que el leísmo no es una falta ortográfica y que la gravedad de su uso no se asoma –ni de lejos- a las barbaridades contenidas en el acta del jurado popular de Camps; pero en un periódico como el suyo, con una tirada diaria tan importante y con tantos titulados universitarios en plantilla, tenemos que considerarlo un fallo; término que, según parece, les ha gustado mucho para calificar el acta del jurado que han publicado. Por favor, señores de la prensa, tengan piedad; el tema del leísmo es muy complicado, ¡hagan que nosotros, simples lectores, adquiramos buenas prácticas lingüísticas siguiendo sus artículos !

Espero que nuestros agraviados visitantes se hayan visto vengados.

Atentamente,

Mara Jade Garland, leísta en rehabilitación

 


Pequeña actualización:

En la edición digital de El País colgaron un articulillo sobre el acta publicada por El Mundo, llevándose también las manos a la cabeza con sus carencias ortográficas aunque, la verdad, no parecía haber tanto ensañamiento. De todas formas, como no encontramos leísmos, tuvimos que dejarlo pasar.

Pero ¿cuál ha sido mi sorpresa cuando estaba a punto de publicar el post? Pues resulta que me encuentro con que en el Público de hoy (1 de febrero) hay una columna de opinión sobre el tema. En la edición impresa, por si lo queréis consultar, está en la página 9. Se trata de la breve columna de opinión “Traducción Inversa”, de Joan Garí, titulada “Las actas”. La reconoceréis porque es la que está cargada de leísmos. En la edición digital, podéis leerlo aquí. Aunque va, una imagen más tampoco se va a notar tanto. Venga, la cuelgo y así le pongo notas.

Columna de Joan Garí “Las actas”. Imagen extraída de la edición digital de Público.

JoanGari_Pub

Pero Joan… ¡a buena era has ido tú a poner el hato!

PD: Con qué pensáis me refiero a si es o no leísmo, no a si soy imbécil. ¡Eso ya lo sé!

Anuncios