Como bien saben ustedes, entre las muchas y variadas misiones encomendadas a la Academia se encuentra la de acabar con los ladrones de huecos. Ya los conocen: son esos conductores insolidarios que creen que la calle les pertenece en exclusiva y a los que la naturaleza les ha negado la capacidad de realizar maniobras al volante para optimizar el espacio disponible de aparcamiento. Carecen de escrúpulos. No son conscientes del sufrimiento que generan entre los buscadores de sitios y luego se quejan cuando les arrancan los retrovisores.

HOY: EL MEJOR PADRE DEL MUNDO

Regresaba esta pobre Vader a sus reales aposentos en plena noche cuando, de forma inesperada, fue abordada por una moza asustada que suplicaba ayuda. Pero no una ayuda cualquiera, no. Necesitaba una superheroína dispuesta a entrar en escena inmediatamente. Vi el terror en su mirada; estaba a punto de llorar y no tuve más remedio que interesarme por la enorme desgracia que, sin lugar a dudas, le había ocurrido. ¿Le habrían robado algo en casa? ¿El secuestro de un familiar? ¿Una muerte? No, nada de eso. Fue mucho peor: un vecino desalmado había invadido su plaza de aparcamiento. La moza estaba completamente desesperada y me decía que no sabía qué hacer. Hombre, yo sé lo que haría –le dije con tono tranquilizador- pero creo que tú deberías limitarte a aparcar en la calle. Afortunadamente, y tras una larga discusión, conseguí convencerla. Menos mal, porque estaba empeñada en dejar su coche en cualquier otra plaza de aparcamiento y tampoco era plan de entrar en un bucle infinito de invasores dentro de la comunidad de vecinos. A ver quién es el guapo que va a pedirle luego sal al del 4ºA, sabiendo que lo mismo le has invadido tú la plaza del garaje.

Al día siguiente me levanté y bajé a comprobar que el invasor había abandonado ya la plaza ajena conquistada. Pero no. Ahí seguía. Yo tenía la cámara en la mano, así que no tuve más remedio.

Invasion_ladrones

 

Invasor02

Según parece, la plaza de aparcamiento de la moza era la de la derecha. Su coche era pequeño, vale, pero ¿qué se pensaba este invasor? ¿que la vecina de plaza no iba a tener problema?

Continué investigando. No podía creer que el tipo en cuestión siguiera en su casa tan pancho a esas horas de la mañana. Me acerqué un poco más al coche con la intención de reparar en algún detalle, alguna pista sobre los hábitos y costumbres de una mente tan peculiar.

Invasor03

A simple vista pude apreciar lo siguiente:

a) Se había dejado el tabaco en el coche. Probablemente no fumara en casa ni siquiera asomado a la ventana, lo que me llevaba a pensar que puede que tuviera hijos y que había acordado no fumar delante de ellos o algo así. Vamos, que posiblemente estuviera amargado de la vida.

b) Alguien le había concedido una medalla y le gustaba presumir de ello cuando utilizaba su coche, ya que tenía una bien grande colgada del espejo interior. En la medalla había unas letras. Me acerqué un poco más para ver de qué presumía esta persona tan condecorada.

Medalla

¿Medalla al mejor padre del mundo? ¡Anda ya! Claro, era evidente que le estaba transmitiendo a sus hijos unos valores dignos de imitar por todos. Sin duda esos niños adquirirán unas costumbres cívicas que harán mejor esta sociedad de mierda. Este hombre se está volcando en ello, está clarísimo, y yo puedo imaginarme que su gran labor pedagógica no acaba en unas simples nociones de estacionamiento de vehículos:

05.chupete

No permitirá que se malacostumbren llevando siempre chupete.

06.cuna

Los protegerá con medidas de seguridad de última generación para que no trepen por la cuna.

03.defensa

No permitirá que peguen a otros niños, pero los entrenará para que aprendan a defenderse si otros niños se meten con ellos.

01.Yaya

Pasarán tiempo con su yaya, que les contará bonitas historias de su niñez, cuando los niños jugaban por la calle ¡solos!

07.tobogan

Se preocupará de llevarlos a parques infantiles con las infraestructuras adecuadas para los niños de su edad

04.bici

Y, por supuesto, tendrán la mejor bici si sacan buenas notas.

_________________________________________________________________________

En capítulos anteriores de La Invasión de los Ladrones de Huecos…

– La Invasión de los Ladrones de Huecos 01: Dejad que los minusválidos se acerquen a mí.

– La Invasión de los Ladrones de Huecos 02: Céntrate, por Dios, céntrate.

– La Invasión de los Ladrones de Huecos 03: La plantaciones de bolardos.

– La Invasión de los Ladrones de Huecos 04: Hacerse notar.

– La Invasión de los Ladrones de Huecos 05: Justica divina.

– La Invasión de los Ladrones de Huecos 06: Peugeot mon amour.

Anuncios