Año 2000. Reunión secreta de poderosos españoles (o sea, ricos) en algún lugar lujoso pero siniestro.

– Señores, creo que debemos profundizar en un tema que se está convirtiendo en una obsesión para muchos de nosotros.

– ¿El de seguir enriqueciéndonos a costa de la chusma y que, aún así, nos idolatren y nos saquen en sus revistillas de moda?

– No hombre, no. Eso es muy fácil y se hace a nivel global; como son idiotas… Me refiero al otro tema, el de los feos.

– Gran idea. Pongamos fin de una vez al horror hecho carne deambulando por las calles.

– Es que no puede ser, son tan vulgares… Te asomas a la ventana y ya te han dado el día. No tienen sentido del decoro ni el más mínimo concepto estético. Son feos, coño ¡y casi todos morenos!

– Qué buen apunte ése del color del pelo. Podríamos empezar por ahí, ¿no?

– Pues sí, no estaría mal. Habría que urdir un plan para modificar el gen moreno de todos los embriones que podamos.

– ¿Plan? ¿Qué plan? Se obliga a todos los hospitales a que lo hagan y fuera. Tenemos el poder en nuestras manos, así que no hay más que hablar: ninguna mujer española volverá a parir un niño moreno, jojojojo.

– ¡Excelente! Hay que eliminar a esos monstruos perturbadores del entorno pero ya. Es que no hay día en el que no piense varias veces en arrancarme los ojos para dejar de sufrir.

– Tendremos que tener un poco de paciencia, pero en unos 10 años todos los niños serán rubios. Y dentro de pocas generaciones todos los morenos habrán muerto ya. A la mierda con ellos. Al menos mis nietos no tendrán que soportar el horror que estoy soportando yo.

– Serán rubios, sí. Pero además nos encargaremos de que quieran imitar nuestra forma de vestir, nuestros peinados, nuestros coches, nuestras casas… Hagamos de este país un lugar menos asqueroso.

_____________________________________________________________________________

La Academia abre de nuevo sus puertas. Bienvenidos.

Estas vacaciones no teníamos preparada ninguna misión especial, así que la idea era, sobre todo, descansar. Pero enseguida algo llamó mi atención, perturbando el descanso y la tranquilidad tan ansiada por esta pobre aspirante a heroína:

EL 90% DE LOS NIÑOS ESPAÑOLES DE AHORA SON RUBIOS

Eso es así. Les pido, por favor, que salgan a la calle y se fijen. ¡Es asombroso!

Sí, ya sé que me dirán que no me habré recorrido toda la geografía española para comprobarlo. Es cierto. Pero sí he visitado 5 de nuestras Comunidades Autónomas y el resultado en todas ellas ha sido el mismo: niños rubios en los parques, en los bares, en las calles… ¡una plaga! Si era hijo único, era rubio. Si eran varios hermanos, casi todos rubios (en ese caso había alguna excepción con alguno de los hermanos varones castaños, pero si había alguna chica el 100% de los casos se trataba de niñas rubias).

No crean que estoy loca. Hace tiempo acudió a la Academia un grupo de personas con cierto estado de nerviosismo porque, según decían, habían visitado la localidad madrileña de Majadahonda y se habían percatado de que todos los niños allí eran rubios. Sostenían la alocada teoría de que sus padres estaban dedicándose a teñirles el pelo y nos intentaron convencer de que investigáramos tan insólita situación. Por supuesto, no les hicimos caso. ¡Ahora me arrepiento!

Quién me iba a decir a mí que no se trataba de tintes, sino de una más que segura manipulación genética generalizada (a no ser, claro está, que los nuevos padres se estén dedicando a sacrificar a sus crías si les salen morenas, que también puede ser). Todos rubios, todos impolutos, todos disfrazados de niños de anuncio ¡estas vacaciones han sido un infierno!

el pueblo de los malditos 1995

Año 2011. Niños españoles.

Sin embargo, mi infancia fue bien distinta. Los rubios eran minoría. De hecho, si eras rubio rápidamente te empezaban a llamar “el rubio”, ¡fíjense si eran raros!

Y no sólo eso. En mi infancia los niños no sólo éramos morenos. Además lucíamos cosas que ya no se ven en los niños-anuncio rubios de ahora:

1.- Parche en el ojo.

Parche ojo

 

2.- Mocos todo el tiempo.

Mocos

 

3.- Heridas en las rodillas decoradas con mercromina.

Herida

4.- Dientes partidos.

98396876

5.- Algodón colgado de la nariz para que dejara de sangrarte.

Algodon nariz 

Pero ahora no llevan nada de eso. Son una plaga, son ideales de la muerte y pretenden que los morenos nos extingamos. ¡Hay que hacer algo!

No permitamos que sigan modificando embriones para crear niños rubios o que sacrifiquen a más niños morenos. Si es usted moreno y tiene previsto procrear, no se enfade si no le sale un niño rubio. Recuerde que un niño moreno también tiene cosas buenas, ¡piénselo antes de sacrificarlo!

Anuncios