Estimada Secretaria de Estado de Igualdad:

Mi nombre es Mara Jade Garland y me dirijo a usted en representación de Loca Academia de Vaders, la entidad que vela por el bienestar y la concordia en el Imperio con sus arriesgadas iniciativas. En primer lugar, quisiera manifestar nuestro malestar por su pasividad ante el feo asunto de los badenes, una reivindicación que expusimos cuando ostentaba usted el cargo de Ministra, pero que, según parece, no ha tenido a bien atender. Muy bien. Algún día dejará usted el coche oficial. Arrieritos somos.

Dicho esto me ceñiré al motivo de este escrito. El Señor Nfumi Ngi, trabajador de la constru y admirador de la entidad que represento, nos ha enviado un comunicado en el que denuncia una situación insostenible relacionada con su actividad laboral. Dada la gravedad del asunto, me veo en la obligación de transmitirle el contenido íntegro del comunicado:

“Creo que deberías escribir algo a la Secretaria de Estado de Igualdad, que por cierto es nueva en el cargo y necesita algo de ayuda sobre este asunto.

Resulta que en el curro nos han repartido a todos unos chaquetones de invierno para andar bien abrigaditos y visibles. Ver folleto  informativo adjunto. Digo “a todos”  porque al ver a una compañera que llevaba su propia chaqueta le pregunté sobre la nueva y me contestó que no había de su talla. Entonces le dije que bueno, que igual le llegaba hasta las rodillas en vez de hasta las caderas, pero valía la pena con tal de estar bien abrigado. Pero nada, me dijo que no lo quería, que andaba muy incómoda con él. Entonces me puse a mirar el folleto.

 

 

Fíjate en las tallas. Para empezar la altura: da igual que midas 1,54 ó 1,94. Te vale la misma talla. Ahora bien lo podrás llevar en plan cazadora, por la cintura, o en plan batín, por  los tobillos, dependiendo de tu estatura.

Pero lo que realmente diferencia las tallas es el contorno de pecho y/o cintura. Ahí está lo mejor. Fíjate que el contorno de pecho mínimo para la talla más pequeña es 100. Que pasada! Y que pasa con las personas que no lleguen a la talla de pecho 100? Se quedan sin chaquetón? Yo digo que no, que mejor que saquen una ley prohibiendo las tallas inferiores a la 100 para que nadie se quede sin chaquetón. Ahora bien, habría que abrir un debate para ver si el gobierno debiera financiar los implantes de silicona o no.  Si se financiaba cualquier silicona o solo la silicona nacional…

Pero no acaba ahí la cosa, fíjate también que la medida de cintura debe ser igual a la de pecho. Uf, mucha silicona se iba a necesitar para arreglar eso, además el resultado final ya no iba a quedar muy bien, me parece.

En definitiva que parece ser que solo hay 2 grupos de personas que cumplen con los requisitos para llevar este chaquetón: los hombres y las mujeres gordas y tetudas. Este último grupo a su vez se puede dividir a su vez en dos subgrupos: las gordas y tetudas propiamente dichas y las mujeres embarazadas, normalmente en avanzado estado de gestación.

No lo comenté antes, pero este chaquetón forma parte del vestuario laboral. Por lo tanto, ¿quien puede trabajar? Los hombres y las mujeres gordas y tetudas propiamente dichas. Dejo de lado a las embarazadas, aunque se pueda dar el caso de que si que pudieran, lo más probable es que no se las contratase debido al corto periodo de tiempo que su cuerpo se pudiera adaptar al chaquetón.

No hay derecho. Yo quiero tener el derecho de poder tener compañeras de curro que estén como un tren!

Esto no me lo advirtieron al firmar el contrato. Esto es una estafa y creo que deberíamos ser indemnizados. Quizás creas que sería más sencillo fabricar otros tallas que se adaptaran  mejor a las personas no incluidas en los grupos anteriores, pero olvídate, habría que crear patrones nuevos con lo que todo ello supone y etc etc etc. Mejor me quedo con la indemnización”.

Espero que en esta ocasión demuestre tener usted un mínimo de sensibilidad y atienda nuestras demandas.

Dios guarde a Usted muchos años,

Mara Jade Garland


Anuncios