Para Loca Academia de Vaders, el día del padre representa uno de los días más difíciles del año. Todas las mañanas del 19 de Marzo los grandes almacenes abren sus puertas a cientos de hijos que han sido convocados por sus madres para comer (los padres no convocan, esto es así). Desesperados por encontrar algo que regalar, los hijos recorren los pasillos con una desorientación similar a la de un pollo sin cabeza, conscientes de que irán al matadero de la humillación familiar antes del postre. Les animo a que el próximo año acudan a uno de estos almacenes y estudien las caras de terror de las personas que por allí deambulan, lo mismo por la sección de fotografía que por la de lencería, sin saber exactamente dónde deben parar.

Y es que es muy difícil regalar algo a tu padre cuando no es gay metrosexual (aunque al fin y al cabo en el Imperio sabemos que un metrosexual es un gay que se acuesta con petardas mujeres, o eso dice él). Los regalos que nos anuncian para este día no sirven para la figura tradicional del padre: colonias, calzoncillos de esos boxer ajustados, cremas antiarrugas, contornos de ojos, sesiones de fotodepilación para hombres

cremas

La semana pasada, viendo mi desesperación ante la llegada inminente del 19 de Marzo, una amiga me aseguró que tenía la solución perfecta que acabaría con mis quebraderos de cabeza: regalar a mi padre una limpieza de cutis en un salón de belleza para hombres. Agradecí su gesto, pero tuve que explicarle que su idea no era viable a no ser que quisiera prescindir de mi presencia hasta bien entrada la primavera. Y es que el Sr. Jade sólo podría reaccionar de dos formas ante semejante obsequio:

a) ¡Plas!

b) “Y tú, puta”

Inmersa como estaba en la aparente normalidad de estas nuevas prácticas masculinas, me vino a la mente un artilugio que tampoco tendría por qué denotar tendencia sexual alguna. Se trataba de uno de esos aparatos con aspecto de lapicero cuya función es la de recortar pelos de la nariz y, por qué no, de la barba. El Sr. Jade siempre ha llevado barba y yo misma le he visto arreglársela en numerosas ocasiones. Bueno, en realidad las ocasiones tampoco han sido tan numerosas. De hecho sólo le he visto con la barba arreglada cuando ha tenido que ir a alguna boda. Entonces me di cuenta: hace ya varios años que este hombre no va a bodas. Y es que al llegar a cierta edad a los padres les da lo mismo lo que piensen de ellos; por eso dejan de participar en ciertos actos sociales y pasan de ir a pintar la mona a bodas de gente que les importa un pimiento. De esta forma, la barba no se arregla nunca y darle ese regalo, por tanto, sólo podría traer el siguiente resultado (una vez más):

Desde luego, os gastáis el dinero en gilipolleces. 

Para ponérnoslo más complicado aún, hay un momento en la vida de los padres en el que deciden dejar de fumar. Argumentan preocuparse por su propia salud, pero somos conscientes de que se trata de un plan urdido para fastidiar a los hijos y acabar con un grupo de regalos de éxito garantizado: cartones de tabaco, puros, mecheros, ceniceros… todo eso se acabó. Algunos, más retorcidos aún, llegan incluso más lejos y dejan de beber. Los accesorios para el vino, el vino en sí, las jarras de cerveza y el whisky escocés pasaron a mejor vida.

No hace falta que me regales nada – Esto es lo peor que te puede decir un padre. Sabemos que tienen una idea metida en la cabeza y creen que la conocemos, pero nunca se ha dado el caso de un hijo que haya dado con ella. Así, a la hora de abrir el regalo, siempre se sienten decepcionados. Y es que para un padre no hay nada más placentero que sentirse decepcionado por sus hijos. Una práctica habitual, por ejemplo, es la de apostar sobre qué hijo le comprará el regalo más decepcionante.

Ante este panorama desolador, Loca Academia de Vaders ha llegado a la conclusión de que es necesario erradicar este día. Además, nos parece intolerable que nuestros padres tengan como patrón a un señor incapaz de perpetuar sus propios genes. Todos los 19 de Marzo les estamos llamando cabrones, ¿cómo no van a comportarse así?

 

 

Anuncios