En su labor de expansión del Imperio plural que estamos construyendo, Loca Academia de Vaders tiene muy presente la importancia del factor culinario. Somos vaders, es cierto, pero no por ello dejamos de disfrutar de costumbres tan arraigadas como, por ejemplo, la de mojar pan mediante el conocido método de la flota de barquitos, muy bien visto entre nuestras filas.

Muchas alumnas, conscientes de nuestra noble afición a llenar el buche, suelen intentar agasajarnos con platos tradicionales cocinados por ellas mismas, evitando a toda costa la excesiva ornamentación inservible que tanto mal ha causado a nuestra civilización galáctica.

Pero repentinamente comenzamos a percibir algunas anomalías durante las catas. Algunos platos continuaban guardando cierto parecido a los de las abuelas Sith, sí, pero otros… otros sólo podían provenir del universo expandido.

Preocupadas como estábamos preguntándonos por el origen de las filtraciones de falsas recetas, sorprendimos a un grupo de Padawans consultando este manual de cocina:

1080-recetas-cocina

La directiva de Loca Academia de Vaders al completo se reunió inmediatamente en gabinete de crisis y dictaminó: la posición acomodada de la autora del manual le habría permitido disponer de servicio doméstico que se encargara de su alimentación. Simone recopilaría para su manual las recetas que le dictaran sus cocineras quienes, con toda seguridad, eran unas cachondas mentales. Habitualmente le darían la fórmula exacta, pero su sentido del humor habría hecho inevitable vacilar a la Señora de vez en cuando, soltándole cualquier barbaridad sobre la gastronomía popular.

Servicio_cabron

Imaginamos las risas que se debieron echar al ver a la crédula Simone tomando nota de lo primero que pasaba por sus cabezas, inconscientes del daño que provocarían en las generaciones futuras.

Sin embargo, no podemos culparlas de nada. Gracias a ellas conocemos la verdad: Simone Ortega nunca estuvo allí, en la cocina, y Loca Academia de Vaders va a desenmascararla publicando una serie de entradas en las que se mostrarán algunas de las recetas falsas que le colaron desde el servicio doméstico.

Permanezcan atentos, pues se trata de algo realmente sobrecogedor.

 

Anuncios