Quiero aprovechar estas últimas horas del año para decirlo ya de una vez por todas: 2009 ha sido un año de mierda, un cúmulo de despropósitos. Mirad si no:

1.- MI CUMPLEAÑOS EN 2009.

No es de recibo pasarse la tarde anterior preparando una suculenta tarta de queso para acabar como acabó: entre mi estómago y mi cubo de la basura. ¿Y todo por qué? Pues porque, aun habiendo convocado a un determinado número de humanoides y androides, servidora amaneció de esta guisa:

Conjuntivitis Mortal... ¡Felicidades!

Pero la tarta estaba hecha ¡y por mí! No tuve más remedio que apagar las velas sola y tuerta. Bueno, no tan sola, que mi gata se sentó a la mesa. Tuvimos una charla interesantísima, lo reconozco, especialmente porque, por fin, alguien me dejaba hablar. Me despaché bien a gusto, que una ocasión como ésta no la veo yo todos los días, ni siquiera con los dos ojos sanos.

De la charla con mi gata aprendí una lección valiosísima: para celebrar algo, sal e invítate a una ronda si puedes, pero nunca lo prepares tú. Si te es imposible, como es el caso, ponte el anillo, hazte invisible y que te busquen.

Evidentemente, no hubo más remedio que posponer la celebración. Pero algo que había empezado tan mal, sólo podía acabar de una manera: peor.

Mara Jade celebra su cumpleaños en un hospital tras dar un pequeño tropezón

Afortunadamente, 2009 me dejó una segunda lección: ante un esguince en plena recuperación, si te quitas el vendaje al cuarto día puedes ver cómo será tu pie en modo cadáver. Es genial.

No es Laura Palmer, es el pinrel de Mara Jade. Necrofilia y fetichismo se dan la mano en una sola foto, oiga.

2.- VENDAS QUITADAS DE LOS OJOS.

Tú vives en tu mundo multicolor de ilusión y fantasía. Como te funciona estupendamente, no necesitas que nadie venga a mostrarte la cruda realidad. A continuación, una recopilación de los mejores bocados de realidad que me han pegado en este año maldito.

- Pon el pie junto al de tu abuela. Compara los dedos, ¿no lo ves? Acabarás teniendo los pies igual que ella.

La verdad es que lo sospechaba, pero no lo quería ver. Es muy triste constatar que cuando le sugieres a alguien del trabajo que "corte y pegue", haga acopio de este material.

Tranquilidad, que esto se acaba ya. Mañana (o pasado mañana) podréis deleitaros con otra tanda de subnormalidades y desgracias varias que han hecho de 2009 un año lamentable, todo ello gentileza de esta, vuestra academia.

Anuncios