Continuando con el monográfico Madrid is different, y ahora que conocéis mi cabreo con el tema del alioli, es buen momento para hablar de la siguiente cosa que más me jode de vivir en Madrid:

2.- EL MONTADITO DE LOMO: (como bien han adivinado Katanga y Alhuerto)

Queridos amiguitos de fuera de Madrid:

Lo que voy a contaros, por increíble que parezca, es completamente cierto. Cuando vengáis a visitar la capital o cualquier pueblo de la Comunidad de Madrid debéis tener cuidado con lo que pedís en los bares y lo que realmente queréis tomar. Si estáis de excursión y a media mañana os empieza a rugir el estómago, es más que probable que alguien sugiera entrar en un bar a tomar algo. Os acercaréis a la barra con la intención de tomar un café, pero una vez allí posiblemente miréis el reloj y penséis joer, con la hora que es casi me apetece más un botellín y un montadito de algo. Cogeréis la lista de raciones de la barra y le daréis la vuelta para ver la cara en la que se encuentra el listado de bocadillos. Calamares, pepito de ternera, tortilla, lomo… ¡lomo! Eso es lo que quiero.

Daréis el primer trago a la caña que os acabarán de poner y, mientras os preparan el montadito, desearéis hincarle el diente a ese pan crujiente cuya miga estará impregnada de toda la esencia del lomo de cerdo. En definitiva, esperaréis que os pongan algo así:

Montado de lomo

Montado de lomo

Pero, y aquí es donde viene la polémica, en realidad os encontraréis esto:

Montado de lomo adobado vendido como fresco

Montado de lomo adobado vendido como fresco

No creáis que en la carta lo especifican ¡qué va!. Sólo pondrá “lomo”. Y es que aquí se considera que el lomo de cerdo normal es el lomo de cerdo adobado. Del fresco, que en realidad sería el normal en cualquier otro punto de la geografía española al ser el que carece de aditivos, ni siquiera se habla. Es como si no existiera, aunque lo cierto es que lo venden en las carnicerías igualmente aunque, eso sí, yo nunca he visto a nadie comprarlo excepto a mi madre. Os aviso porque no importa dónde estéis; si estáis en la Comunidad de Madrid y pedís lomo os pondrán lomo adobado. Y habléis con quien habléis, si es madrileño, llamará lomo al lomo adobado.

Yo no digo que el lomo adobado esté malo, pero ¡es lomo adobado!. Si es que no tiene nada que ver, por Dios:

fresco vs adobado

Cosas curiosas que me han ocurrido con este tema:

  • INTENTO DE COMER LOMO FRESCO EN UN BAR DE MADRID:

Mara Jade: ¿Tenéis montaditos de lomo fresco?

Camarero: Sí.

Mara Jade: ¿Pero seguro que es fresco? ¿Está usted seguro?

Camarero: Que sí, que sí (c0n cara de circunstancias).

Vuelve el camarero con el montado de lomo ADOBADO.

Mara Jade: Pero oiga, que me dijo que tenían lomo fresco.

Camarero: Coño, ¿y eso qué es?

Mara Jade: Lomo adobado.

Camarero: ¡Aaaaah, de eso no tenemos, claro! Es que como me ha dicho fresco creí que se refería a que no quería un montado de lomo embuchado, el que es embutido ¿sabe usted?

Mara Jade: Claro, claro. Un malentendido completamente normal para un cenutrio como usted, cawentóloquesemenea.

  • INTENTO DE BUSCARLE UNA EXPLICACIÓN A ESTO.

En el bar de un amigo decidí preguntarle por esta cuestión que tan de cabeza me trae.

Mara Jade: ¿Por qué haces bocadillos de lomo adobado y los vendes como si fuera lomo normal?

Amigo: Porque es lomo normal, no te jode.

Mara Jade: Bueno, no voy a discutir sobre eso. ¿Pero por qué no vendes bocadillos de lomo fresco, el que no está adobado?

Amigo: Porque esos se estropean antes. Los adobados aguantan más tiempo y si no los vendo no pasa nada. Los otros irían a la basura.

Claaaaro claaaro. En el resto de España están los contenedores de basura llenos de lomo, no te jode. O es que saben venderlo mejor, quién sabe.

Y es que, de verdad, les pido que hagan la prueba. Salgan de Madrid por donde quieran, no importa qué dirección tomen. Pero cuando lleguen al primer bar de carretera situado fuera de los límites de la Comunidad, paren y pidan un montado de lomo. Les pondrán lomo fresco. Incluso es fácil que encuentren alguno en el que también tengan lomo adobado, eso sí, se especificará bien claro en la carta lo que es.

Y a mis amigos madrileños, les pido por favor que si conocen un solo bar en el que haya lomo fresco me lo hagan saber. Llevo años buscando uno y no lo he encontrado.

Anuncios