Aunque en su biografía se cita cláramente que nació en Nueva York, en Loca Academia de Vaders hemos descubierto que Mel Gibson lleva años intentando envejecer como un español. Para conseguirlo, este Sith de ojos azulones no se conforma con nacionalizarse, no. Él tiene que hacer algo especial, algo que pase desapercibido por el ciudadano de a pie. Emulando a Regan, el bueno de Mel lleva años especializándose en poseer cuerpos de españoles. En Loca Academia de Vaders hemos descubierto su malvado plan y, tras realizar una larga tarea de investigación, vamos a contaros toda la verdad sobre las mutaciones de Gibson, ese pequeño anticristo.

mgibson

Al principio Mel no tenía las cosas tan claras. Era joven y guapo y tenía un pelazo y un cuellaco que lo hacían perfectamente comestible. Pero algo muy grave debió ocurrirle porque enseguida comenzó a envidiar el aspecto de otros galanes, todos ellos españoles. No sabemos cómo lo consiguió, pero encontró la forma de parecerse a ellos con el paso del tiempo. 

 

 

 

 

En primer lugar Mel envidió el aspecto de nuestro príncipe Felipe hasta mutar hacia él, tal y como se demuestra en estas asombrosas imágenes.

feligibson

Los años fueron pasando y Mel necesitó encontrar otro referente con el que mimetizarse. Desconocemos el por qué de su decisión, pero estas imágenes hablan por si solas:

bonogibson

En esta mutación hacia José Bono, Mel consiguió recordarme a mi abuelo unos años antes de su jubilación, cuando ya había comprado unos bancales y se dedicaba a sembrar calabazas. Imagino al Gibson de esta época con camiseta interior de tirantes marca Abanderado, apestando a Baron Dandy o César Imperator mientras los pelillos blancos asomaban por la pechera y la sobaquera. Incluso es probable que adoptara la costumbre de fumarse un Farias mientras jugaba al dominó en un bar con los rincones llenos de serrín amontonado y taburetes de madera. ¿Gibson jugando al dominó? -os preguntaréis. Pues sí. Aprendió a jugar el mismo día que a decir ejque

 

gibsonassuarez

Pero Bono se ha puesto implantes capilares y Mel ha tenido que buscarse otro referente que le permita seguir envejeciendo en España.

 

 

 

 

Sí amigos, sí. Aquí Mel se ha mimetizado en un híbrido del expresidente Adolfo Suárez y el actor Alberto Closas, aunque mucho más feo.

¿Qué quieres de nosotros, Gibson? Oh, maldito ¡déjanos en paz y vete a envejecer a tu pueblo! Si en breve se publica que sufre de Alzheimer estaré convencida de que este tío es el Anticristo venido a la Tierra.

Pero sin lugar a dudas, el misterio más grande de este post y el que me hace estremecerme de miedo y de, por qué no reconocerlo, dolor es el de ¿qué es lo que ha ocurrido entre la primera fotografía y la última? ¿cómo se puede envejecer taaaaaan mal? ¿cómo es posible, mel?

Anuncios