No, amigos, no es justo que penséis que las enseñanzas que LADV imparte en las clases de Despecho y Venganza Figurativa hacia el Género Masculino son de una crueldad gratuita. Como mentoras de las nuevas generaciones de Musas Vaders y como Musas Vaders en si mismas, no podemos permitir que nuestras jóvenes salgan al mundo y se expongan a los daños que el género masculino (homo vaderectus) es capaz de infligir.

Ya no engañareis a ninguna vader más con frases tan sobadas como “Las novias de mis amigos sí lo hacen” o “Te juro, cari, que es la primera vez que me pasa”…

Sin ir más lejos, quiero contaros una experiencia que vivimos hace unos días. A la salida de una reunión del consejo escolar, varios miembros imperiales decidimos liberarnos de las tensiones diarias, por lo que cogimos nuestras lanzaderas espaciales y nos reunimos a tomar unas cañas por Galapendor.

Aterrizamos en una agradable cantina llena de androides que competían entre sí por un suculento jamón. Para conseguirlo, únicamente había que cantar. Confiados en nuestras posibilidades (todos conocéis la aterciopelada voz de Mara Jade) quisimos participar.

La actuación de Darth Eye y Zam Wesell prefiero no comentarla pues el sentido del oído en los androides no estaba lo suficientemente desarrollado como para apreciarla. La única que no necesitó apoyo psicológico después de ella fue Mary Vader, que dormía plácidamente apoyada en su mesita circular. En cambio, Mara Jade y Darth Vader deleitaron a la concurrencia con una versión imperial dedicada a los hombres de un tema muy actual de Los Payos, “María Isabel”:

 

maracanta11

El la pelu me hice las mechas

y las puntas me corté

pero él no se dio ni cuenta

de que iba hecha un pincel.

Coge tu sable luz y póntelo,

vamos a empezar la exterminación.

Coge tu sable luz y póntelo,

sucios madelman sin corazón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por supuesto, consiguieron la máxima puntuación, sobre todo Mara Jade que acabó agenciándose el jamón y una botella de licor.

 

 

 

mara-jamonil

vaders

Pero los androides se resintieron por nuestra superioridad. Primero fue una rubia descarada y de mal perder que nos intentó arrebatar el jamón usando la Fuerza Jedi. Menos mal que siempre estamos alerta y Mara Jade se aferró con uñas y dientes a su premio hasta prácticamente volar tras él:

 

 

aferrada-al-jamon

No acaba aquí la cosa, no. El maromo de la pérfida rubia se acercó a  nuestras dependencias y nos dedicó esta terrible imagen:

 

 

hucha1

Dantesco. ¿De qué va? ¿Creía que estaba en un taller mecánico para enseñarnos la hucha de esa manera? Juro que no era nuestra intención esa noche, pero no tuvimos más remedio que  exterminarle allí mismo. ¿Entendéis ahora nuestras razones? ¡Acabemos con las huchas blancas y peludas!

Estamos hartas, por eso alzamos la voz y os invitamos a gritar con nosotras:

“Amigo, cuida tu cebolleta, castraremos a todos los tíos del planeta.”

Anuncios