Me encontraba el otro día aburrida en el Imperio, así que decidí salir en busca de emociones fuertes. Las encontré en un bar gracias a unas mamás, algunas de las cuales jamás habían parido, pero eran mamás potenciales en toda regla. Su conversación versaba sobre la posible imposición del uso del uniforme escolar para los niños en algunos colegios públicos. Las opiniones estaban repartidas, unas a favor y otras en contra, y sus argumentos podrían resumirse de la siguiente manera:

A favor:

  • Comprando dos uniformes el niño tiene ropa para todo el año escolar. Aún siendo caros, termina compensando económicamente.
  • No hay que pensar qué ropa ponerle al niño. La combinación de colores y formas la dejaremos para nosotras.
  • Con el uniforme desaparecen las diferencias sociales entre los niños. Si un niño no lleva ropa de marca no se le discriminará por ese motivo, ya que todos serán iguales.
  • Los niños de hoy en día son mucho más caprichosos y mandan en casa. Con el uniforme los padres se aseguran no tener que comprarles a sus hijos “el pantalón de mi amigo Javier“.
  • A ciertas edades en las que los niños comienzan a tomar sus propias decisiones, algunos de ellos visten de forma inadecuada. Con el uniforme evitamos que las aulas parezcan una reunión de putas y macarras.
  • Muchos padres/madres son gilipollas y se dedican a hablar sobre cómo va vestido cada niño a la salida del cole. “Mira este crío, pobrecico, qué mal le visten sus padres. Mira cómo va, qué pena” “Mira ese otro de alli, qué monada ¿verdad?“.

En contra:

  • ¿Si tienes la posiblidad por qué no vas a poder vestir a tu hijo como te plazca? Queremos seguir jugando a las muñecas ¿qué pasa?
  • Todos los niños parecen iguales y un colegio así da una imagen que recuerda a otros tiempos.
  • Es una imposición, y como tal causa rechazo.
  • Los uniformes son caros.

Personalmente, aunque puedo comprender alguno de los argumentos a favor del uso del uniforme escolar, me manifiesto en contra por un único motivo:

Las diferencias sociales existen ¡qué le vamos a hacer! ¿por qué queremos mantenerlo en secreto para los niños? Uniformarlos es ponerles una venda en los ojos para que no las vean. Un buen día, cuando sean más mayores, les retiraremos la venda y tendrán que vivir en un mundo que no conocen. Se prevén hostias por todos lados. ¿Por qué queremos crear un micromundo para ellos? ¿No nos damos cuenta de que un día saldrán de él?

¿No les estamos timando?

Anuncios