Aranjuez (tierras gandinguianas) 17:30 h.

Paseo buscando una cafetería vader (o al menos abierta) para tomar un café (para ir al baño, como diría nuestra desaparecida Zam Wessel Minelli riéndose de mis esfínteres mientras cronometra el tiempo que tardo en salir).

Me topo de bruces con una clínica dental en cuyo escaparate llama la atención el siguiente cartel:

¿Qué implantes? ¿De qué estamos hablando?

Qué sutileza para llamar nuestra atención, qué buen hacer. Qué listos son los de Unidental. Aunque en mi opinión la han cagado con el nombre de la clínica (puede que en la misma cafetería que yo) y que su sutileza podría haber llegado más lejos con el apropiadísimo nombre de Bitetal. Y es que tiran más dos tetas que dos endodoncias, donde va a parar.

Y me encanta el reflejo de mi mano sobre el escote de la tipa, como si hicieran falta más elementos para llamar la atención sobre dicha zona.

Por cierto, no sé si os habeis fijado pero la implantada tiene unos dientes perfectos.

Sólo me queda desearos un feliz lluvioso fin de semana a pesar de haber tenido que ver esta chorrada.

Anuncios